Someterse a  una cirugía bariátrica no es una decisión que debe ser tomada de la noche a la mañana, puesto que requiere de mucha reflexión y considerar cuáles son los beneficios que le aportarían y también sus riesgos. Para realizarse este tipo de cirugía el paciente debe cumplir con ciertos requisitos para determinar si es un candidato apto. A continuación, explicaremos cuales son estas condiciones y de esta manera ayudarlo/a a decidir si usted debería valorar esta intervención como medida para bajar de peso.

  1. Estar diagnosticado con obesidad mórbida

El Indice de Masa Corporal (IMC), es un método utilizado para estimar la cantidad de grasa corporal que tiene una persona, calculando la relación entre el peso y la altura. Se considera como obesa a una persona con un IMC de 30 en adelante, a partir de 40 se considera obesidad mórbida. En el caso de la obesidad mórbida es recomendable someterse a una cirugía bariátrica, ya sea por bypass gástrico, manga gástrica o banda gástrica. Por otro lado, si la persona tiene un IMC de 35 en adelante y padece de un problema de salud grave relacionado con el peso, como diabetes de tipo 2, presión arterial alta o apnea del sueño grave, también se puede considerar a la cirugía baríatrica como una opción válida.

2. Ha tratado de bajar de peso con dieta y ejercicio pero no le ha resultado

Existen muchos casos en los que la genética de la persona no le permite bajar de peso y hacer regímenes alimenticios combinados con ejercicio no les sirve de nada, si esta es su situación podría considerar a la cirugía baríatrica como una solución. Sin embargo, muchos pacientes recurren a este tipo de intervención como una solución rápida a su problema sin haber probado métodos alternos como; llevar una dieta saludable y hacer actividad física regularmente. Esto podría causar problemas a largo plazo, ya que la persona no tiene en cuenta de los riesgos que conlleva la cirugía y los cuidados que se deben tener tanto antes como después de la operación.

3. Tener expectativas reales sobre los resultados después de la cirugía

Es importante no tener las expectativas muy altas justo después de la operación, estas cirugías no son como una cirugía estética que al cabo de un mes o menos el paciente podrá ver los resultados y olvidarse de la operación.  La cirugía bariátrica requiere de mucho esfuerzo y dedicación por parte del paciente para llegar a su peso ideal. Es probable que por el cambio de alimentación la persona experimente una gran perdida de peso a partir del primer mes pero el proceso no acaba aquí, sino que recién empieza porque debe convertirse en su estilo de vida. El paciente debe seguir al pie de la letra las recomendaciones de los médicos, en cuanto a su alimentación y actividad física, porque de esto dependerá el éxito o fracaso de la cirugía. También hay que tener en cuenta que al perder tanto peso puede quedar mucha piel floja, si el paciente lo considera necesario puede optar por una cirugía estética para corregir el exceso de piel, especialmente del abdomen, entrepiernas y antebrazos, que suelen ser las zonas más problemáticas en este aspecto.

4. Estar consciente de que su forma de vida y sus hábitos alimenticios deben cambiar

Como hemos mencionado anteriormente su estilo de vida y hábitos alimenticios deben modificarse de forma radical, en primer lugar porque el tamaño de su estómago ha sido reducido y se sentirá satisfecho con menor cantidad de comida. En segundo lugar, porque debe dejar atrás la comida basura, está claro que de vez en cuando darse un gusto no hace daño pero tiene que tener en cuenta que consumir productos altos en grasas saturadas será contraproducente para los resultados de la cirugía. También es importante empezar a hacer ejercicio regularmente, se puede apuntar al gimnasio, asistir a clases de baile, salir en bicicleta, trotar o simplemente caminar. Lo importante es mantenerse activo durante el día y dejar atrás el sedentarismo, de esta manera se quemarán mayor cantidad de calorías. El paciente debe ser consiente que esto es un proceso que toma tiempo y debe estar dispuesto a seguir las recomendaciones de los médicos antes y después de la intervención. Hay que recordar que el médico no estará siempre a su lado guiándolo durante todo el proceso, por lo que el paciente debe ser constante y responsable en todo momento.

5. Tener a su lado a personas que le den apoyo

Aunque no es indispensable, es importante tener un grupo de apoyo que lo acompañen en el antes y después de su intervención. El papel de amigos y familiares puede ser significativo tanto en el proceso pre operatorio como en el postoperatorio, ya que pueden ayudar a seguir las indicaciones que el médico marque. Además, durante su proceso de recuperación es beneficioso tener personas a su lado porque los primeros días o semanas es normal sentir dolor, por lo que necesitará de alguien que le ayude a preparar sus comidas, le eche una mano con la limpieza de las heridas y esté pendiente de los medicamentos. Del mismo modo, a lo largo del proceso postoperatorio pueden haber momentos en lo que quiera desistir a su nueva dieta por lo que necesitará personas que le den apoyo en sí mismo y fuerza para alcanzar su objetivo.

Requisitos adicionales

  • Según el Dr. Viteri las edades recomendables para someterse a estas intervenciones son de 18 a 67 años.
  • No tener ninguna contra indicación para la anestesia general.
  • También podrían considerar esta operación, pacientes con un IMC mayor de 30 que padezca o sea propenso a desarrollar enfermedades, como: hipertensión arterial, diabetes, enfermedades del corazón, la apnea del sueño, síndrome metabólico, hígado graso, colesterol alto, artrosis de rodillas, hernias discales de columna entre otras.